Para continuar reflexionando sobre la crisis actual desde diversas perspectivas y miradas, el Instituto de Estudios de la Sociedad (IES) realizó un segundo coloquio, esta vez para profundizar sobre cuáles son las transformaciones económicas y políticas que se requieren para generar el llamado “nuevo pacto social” y sobre qué tan necesario es modificar la Constitución en ese camino.

Participaron de la conversación, que fue guiada por el director ejecutivo del IES, Claudio Alvarado, la presidenta de Chile 21, Gloria de la Fuente; Matías Petersen, investigador de economía política del centro de estudios Signos Uandes; y José Francisco García, abogado constitucionalista y académico de Derecho UC.

«No hay otra manera de pensar en un nuevo pacto social que no sea a través de un proceso constituyente», dijo desde el comienzo Gloria de la Fuente, y agregó que “ya es irreversible este proceso, no porque sea una conspiración como algunos creen, sino porque está instalado en la ciudadanía”.

Según planteó, es necesario “buscar maneras para que esta repolitización de la ciudadanía se exprese de manera ordenada”, y en ese proceso considera volver al voto obligatorio es fundamental, junto con restablecer el orden público. “Debo admitir que en principio fui defensora del voto voluntario, pero confieso que me equivoqué. Hay un sesgo social muy importante. No es posible iniciar este proceso sin restablecer el voto obligatorio», señaló.

Si bien Matías Petersen no cree que un cambio a la Carta Fundamental resuelva los problemas más urgentes de las personas, sí cree que es necesario “abrirse a una discusión constitucional”, matizó. Además, sugirió impulsar reformas sociales que ayuden, por ejemplo, a enfrentar las “asimetrías respecto de cómo se distribuyen las cargas y castigos en la sociedad. Esa percepción se aplica por igual al poder político y económico”.

Sobre el voto obligatorio, también está de acuerdo en que hay que restablecerlo. “El voto voluntario hizo que mucha gente no esté votando hoy. Y ese es un problema serio. Hoy más que nunca hay que revitalizar la importancia de la política”, dijo. A su juicio, el difícil momento que atraviesa Chile también puede ser una oportunidad para “pensar en una institucionalidad un poco más compleja. No es posible, por ejemplo, pensar en un cambio en el salario mínimo sin considerar las variables regional y por industria”.

Respecto al proceso constituyente, José Francisco García dijo que “una nueva Constitución es el símbolo de la legitimidad que tenemos que darle a nuestra institucionalidad política y democracia representativa”. Sin embargo, dijo ser escéptico de impulsar una “refundación o de la página en blanco. El pacto intergeneracional requiere mucha humildad. Soy crítico de los que ven el proceso constituyente como una etapa final”. En ese sentido, cree que “no es intelectualmente honesto pedir eliminar la Constitución. Debemos tener una discusión democrática en el Congreso”.

Para Gloria de Fuente los cambios constitucionales deben realizarse con la participación de la ciudadanía. “Todavía desde el mundo político hay miedo hacia esa ciudadanía que se expresa. Insisto en un proceso reglado, pero no me imagino que esto se pueda hacer en función de una élite política que decida los destinos”, sostuvo. “Los cambios constitucionales sean radicales o marginales, requieren una actitud constitucional de parte de todos, los políticos y ciudadanos. Eso es tener ciudadanos virtuosos y políticos virtuosos”, agregó Matías Petersen.

La principal propuesta desde la izquierda es la realización de una asamblea constituyente (AC). Un mecanismo que, a juicio de José Francisco García, tiene debilidades.  “La AC no me persuade, primero por su elitismo. Tengo dudas de que, a diferencia del Congreso, donde puede haber diversidad, una persona de menos recursos pueda dejar su trabajo para dedicarse a la AC”.

Revisa el video del coloquio completo.