A partir de la publicación del documento «Tribunal Constitucional en la mira: 5 claves para el debate«, del investigador Fernando Contreras, el IES organizó un coloquio en torno al rol y la legitimidad del Tribunal Constitucional (TC) a 30 años del plebiscito de 1988.

Participaron José Francisco García, abogado constitucionalista y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica, y Javier Couso, académico de la Universidad Diego Portales e investigador asociado del COES. La conversación fue moderada por Fernando Contreras, y entre los asistentes estuvo la ex ministra del TC, Marisol Peña, actual secretaria general de la Universidad Católica.

Tanto García como Couso valoraron la instancia como una oportunidad para dialogar en serio y de manera razonada sobre un tema que, a su juicio, no se ha abordado con la profundidad que requiere. «Hay que tener cuidado con el tipo de caricatura y estándar de debate que estamos teniendo sobre el TC, que hasta ahora es bastante pobre. Buena parte de la discusión se enreda porque no presentamos contrapuntos sobre los principales problemas en cuestión”, sostuvo José Francisco García. “En Chile el debate ha sido tan de etiquetas, incluso el intelectual. Esta discusión sobre el Tribunal Constitucional todavía es muy pobre”, agregó Javier Couso.

El académico de la Universidad Diego Portales señaló que “a partir de realidades que han ocurrido hace 5 o 6 años, con el fin del consenso entre la globalización y el liberalismo, se han planteado cuestiones que nos llevan a pensar en la justicia constitucional”, y se refirió a experiencias internacionales en esta materia. “La pregunta es cómo lograr sostener una cultura constitucional más allá de los mecanismos. La experiencia húngara y polaca, en ese sentido, nos interpelan”, dijo.

En tanto, José Francisco García defendió el rol actual del TC, pese a que lo considera un sistema perfectible. «¿Funciona siempre? No ¿Hay malos fallos? Sí. Pero es una práctica valiosa. Para ser objetivos: su jurisprudencia es muy sólida», sostuvo. En esa línea, para el académico de la Universidad Católica no es incompatible defender la supremacía constitucional con modificar ciertas atribuciones del tribunal. “Hay que poner atención a la reforma del TC, que probablemente será la gran reforma del próximo año. Yo estoy dispuesto a eliminar los controles preventivos, pero a reforzar los controles posteriores”, agregó.