En un nuevo capítulo de “Réplica”, de T13 Radio, Daniel Mansuy conversó con los abogados Domingo Lovera y Claudio Alvarado, director ejecutivo del IES y autor de La ilusión constitucional, sobre el proceso constituyente en Chile.

En su libro, publicado el 2006, Alvarado explica por qué le parece una caricatura decir a secas y sin matices que la Constitución vigente es la de Augusto Pinochet, pero también cómo eso no resuelve el problema constitucional de fondo.

“Si la Constitución vigente no es la de Pinochet, como muchas veces se ha dicho, por qué estamos discutiendo esto. Mi impresión es que un factor relevante en el auge del problema constitucional es el contexto político más amplio en el que se inserta”, señaló el director ejecutivo del IES.

Según su análisis, en 2005, cuando el entonces presidente Ricardo Lagos firma la Constitución, «y supuestamente teníamos, en sus palabras, un piso institucional compartido, el debate constitucional comienza a incrementarse en las élites políticas y académicas, cuando supuestamente esto estaba zanjado”, agrega Alvarado.

A su juicio, parte importante del problema es que “una vez que la credibilidad y legitimidad de la transición cae por el suelo, la Constitución, que es el principal instrumento operativo que condensa las líneas matrices del régimen posdictadura, también lo hace”. Su recomendación, en ese entonces, fue que la derecha tomara a tiempo ese debate, “que tomara el toro por las astas, porque esto inevitablemente iba a volver, como de hecho volvió”, añadió Alvarado.

“La transición comienza no con un nuevo pacto constitucional, sino con la Constitución del 80, que estaba impuesta desde antes. Luego, tenemos las dos grandes negociaciones constitucionales, el 89 y el 2005, y es verdad que esto cambia mucho el régimen constitucional, pero las miraría más bien como piso mínimo”, planteó Domingo Lovera.

Para Lovera, si bien “a nivel de texto ha cambiado mucho la Constitución, son dos ajustes que más bien la pusieron a la altura de las credenciales mínimas democráticas”, y la pregunta que quedó pendiente es si esas modificaciones alteraron o no el modelo que establece la Constitución del 80.

Alvarado, en tanto, señaló que el año 80 “ocurrió algo inédito en la historia de Chile y es que hubo una impronta refundacional. Cuando Mario Góngora coloca al régimen autoritario en el contexto de las planificaciones globales no se equivoca. Hubo una retórica refundacional real. Es un hombre que no viene desde la izquierda, aunque tuvo muchas sensibilidades, y dijo ‘ojo, así como criticamos la planificación global  de Salvador Allende y de Eduardo Frei Montalva antes, aquí también hay un intento. Y creo que esa retórica refundacional le jugó en contra a la Constitución durante mucho tiempo”, sostuvo.

Escucha aquí el capítulo completo.