Noticia publicada el 10.09.19 en Cultura de El Mercurio.

«El punto y coma es un signo de puntuación que manifiesta una pausa mayor que la coma, pero que, a diferencia del punto, no se detiene. En alguna medida, expresa esa sutil espera propia del pensar». Así presenta Joaquín Castillo el primer número de la revista «Punto y coma», de la que es editor.

El nuevo medio, publicado por el Instituto de Estudios de la Sociedad (IES), conjuga ensayos, entrevistas, críticas y perfiles. El tema central de esta edición es la crisis de la democracia liberal; abre con un ensayo de la filósofa francesa Chantal Delson, «Los infortunios de la democracia», que advierte contra la tecnocracia y el elitismo liberal.

El sociólogo Cristóbal Rovira escribe sobre el populismo del siglo XXI; la historiadora Josefina Araos entrevista a su colega británico Alan Knight; se rescata un texto del filósofo estadounidense Eric Voegelin; el periodista Juan Ignacio Brito se pregunta «¿Hacia un mundo bipolar?», a propósito de la irrupción de China. Además, hay un conjunto de reseñas de libros afines al tópico de la revista, escritas, entre otros, por Daniel Mansuy, Mariana Canales, Cristóbal Bellolio y Alfredo Jocelyn-Holt.

Fuera del tema principal, en la sección «Lorem ipsum», tal vez un guiño a su contenido más aleatorio, la periodista Marisol García escribe sobre Lucho Gatica; Rodrigo Pérez de Arce entrevista a Adriana Valdés; se incluye un perfil de Hannah Arendt; y un obituario «diferido» de Nemesio Antúnez, que firma el académico y artista Pablo Chiuminatto, entre otros textos.

La revista tendrá una periodicidad semestral y se venderá ($3.000) en librerías y en el IES (Renato Sánchez 3838, Las Condes). En este último lugar será presentada hoy, a las 18:45 horas, por los periodistas Ascanio Cavallo y Lorena Penjean, y el critico literario Pedro Gandolfo.