Autor: Roger Scruton
Oxford University Press
2010, 232 págs.
US $21,49 (Amazon.com)

Bajo esta llamativa portada e impopular título, el filósofo y polemista británico Roger Scruton nos entrega una profunda reflexión en torno al “optimismo inescrupuloso” en la discusión de temas públicos. Su tesis central es que todo optimismo, especialmente presente tanto en los progresismos liberales como en el socialismo planificador, debe ser matizado y modelado por el pesimismo. Esto es, una buena dosis de realidad, historia y examen en los posibles problemas que puedan presentar las “soluciones finales”.
Así, revisa un elenco de falacias del optimismo. Ejemplo de ello es la best–case fallacy: “Ante la elección bajo condiciones de incertidumbre, se imagina el mejor resultado y se asume que no deben considerarse otros”. Razonamientos como éste, advierte el autor, explican fenómenos como la reciente crisis sub–prime.
Más que un llamado a un «pesimismo inescrupuloso», Scruton busca advertir al lector de los razonamientos y propuestas simplistas en el difícil ámbito de la discusión pública y la política, en la que ha de primar la capacidad de sopesar alternativas y de negociar en escenarios complejos.